Conocer a los niños y saber cómo elegir a una buena niñera

Acertar con la niñera

 

1.- Conocer las necesidades de los niños

Primero observar y después tomar decisiones, para una cuidadora de niños estás deben ser sus prioridades, tienen que aprender sobre cada niño observando con atención las señales que ofrece: cuando están cansados, hambrientos o sobre estimulados, ¿qué cosas les tranquiliza o les interesa? ¿Cuáles son sus habilidades y que retos necesita superar? Saber esto es esencial para ofrecer las experiencias individualizadas que brinden el mejor apoyo al desarrollo mental, social y físico de cada niño.

 

2.- Comprensión y cariño

La primera toma de contacto ha de realizarse con mucho tacto y paciencia, no todos los niños tienen la misma disposición para acercarse a personas desconocidas. Los bebés y los niños pequeños necesitan establecer un apego cercano con las niñeras y canguros para aprender a confiar en que ellas van a poder cubrir sus necesidades y que los van a cuidar y respetar. En estas relaciones cercanas, los niños aprenden sobre la cuidadora y cómo ésta responde a sus señales. Si la niñera tiene un trato cercano y cariñoso el niño se siente comprendido, que le prestan atención y siente que es importante para otras personas. Estas relaciones son apoyos esenciales y motivaciones muy poderosas para los niños pequeños cuando ellos empiezan a ensayar nuevas habilidades y a explorar su mundo.

Acertar con la niñera

3.- Necesidades básicas para cuidar de un niño

  • Satisfacer y proveer de la alimentación adaptada para cada edad, con las rutinas y costumbres necesarias.
  • Apoyo en el aprendizaje mediante juegos y actividades lúdicas.
  • Crear hábitos saludables de higiene personal y en su entorno.
  • Fomentar el desarrollo emocional y físico, teniendo en cuenta las limitaciones de su edad y características de su forma de ser.
  • Educar desde lo positivo, evitando los castigos físicos y la agresión verbal.
  • Promover la comunicación, ayudándole a comunicarse, escuchando su opinión con paciencia.
  • Ayudarle a realizar sus sueños y cumplir sus propios deseos.
  • Enseñarle a conocer sus propios límites y superar las pequeñas frustraciones con inteligencia emocional.
  • Participar en sus actividades y hobbies sin ser invasivo.
  • Desarrollar junto a él habilidades sociales con su grupo de amigos y sus padres.
  • Respetar sus espacios personales y sus momentos de intimidad.

4.- Que tener en cuenta para elegir a una buena niñera

Cuando llega el temido día de dejar a los niños con la nueva niñera, hay que tener en cuenta algunos pequeños consejos:

  • No lo dejes para el último momento, hacer una buena selección requiere de tiempo. Es mejor realizar las entrevistas personalmente a cada una de las cuidadoras seleccionadas, antes de tomar la decisión. Si disponemos de referencias siempre es mejor.
  • La edad de la niñera es interesante que no sea inferior a los 18 ó 20 años, es necesario que pueda ser resolutiva ante cualquier imprevisto. Cuando se trate de bebés es aconsejable que tenga formación cono puericultura, etc…
  • Es interesante no dejarse llevar por las apariencias, es imprescindible que pueda demostrar experiencia con cuidado de niños o bebés anteriores, mejor si tiene teléfonos para poder hablar con las anteriores familias donde trabajo.
  • Es indispensable que sea responsable, cariñosa, puntual y que tenga buenas costumbres personales (higiene personal, buen vocabulario, hábitos saludables, etc…).
  • Durante la entrevista hay que valorar, la forma de comunicarse, su tono de voz, su actitud, la iniciativa ante circunstancias imprevistas, tales como una fiebre alta, un atragantamiento, una caída… Puede ayudar plantearle una situación imaginaria para conocer su reacción.
  • En el momento de realizar la entrevista es muy interesante que los niños estén presentes y puedan interactuar con la canguro entrevistada, para observar si existe complicidad afectiva en el contacto de la niñera con ellos. Si es cariñosa y atenta con ellos.
  • Es necesario dejar claro nuestras pautas educativas. Cuidado con las canguros que son todas sonrisas y halagos, deben ser capaces también de imponer autoridad a través de los límites.
  • El tándem entre los padres y canguro ha de ser de cooperación y complicidad. Una cuidadora dominante, que quiere hacer las cosas a su manera, no es nada aconsejable. Es necesario que haya empatía entre la canguro, los padres y los niños.
  • Mejor si se estable un periodo de adaptación de al menos, 15 días. Si es posible, mejor si pasan juntos algunas horas al principio.
  • Los niños son el mejor termómetro para identificar si algo va mal con su canguro. Cuando el niño empieza a llorar por todo, cuando expresa con gestos o con palabras que no quiere estar con su cuidadora… Muchas veces se trata de una situación pasajera, de adaptación, pero si persiste, hay que intervenir, observar, y hablar con la canguro.

 

 

 

 

2 opiniones en “Conocer a los niños y saber cómo elegir a una buena niñera”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *